Pensamiento lateral en la educación universitaria

Con cada vez más fuerza, las universidades del mundo están enseñando pensamiento lateral como una de las formas de estimular la creatividad. En esta nota de Nussocial vamos a hablar sobre este enfoque de pensamiento y por qué es importante su estudio.

***

La escuela secundaria (especialmente en Argentina) nos ha enseñado a pensar de forma racional, mediante el análisis y la lógica. Para cada situación, aprendemos a seleccionar la idea más apropiada, desarrollarla y descartar el resto. Esta forma de pensar es eficiente, pero también impide que alcancemos todo el posible abanico de posibilidades. Acá es donde entra en juego el pensamiento lateral.

El pensamiento lateral está íntimamente relacionado con los procesos mentales de la perspicacia, la creatividad y el ingenio. Se trata de una forma específica de aplicar la mente a un tema o problema dado, oponiendo nueva información con ideas viejas. Como resultado de los nuevos conocimientos se obtiene una modificación de la idea antigua.

El concepto fue acuñado por primera vez en 1967 por el investigador maltés Edward de Bono. Introdujo el tema en su libro The Use of Lateral Thinking para posteriormente desarrollarlo en una obra que hoy es un clásico de la investigación sobre el tema: Seis sombreros para pensar (1985).

libros

De Bono define al Pensamiento Lateral como una serie de métodos de pensar de forma divergente, con formas que no son inmediatamente obvias y que no pueden seguirse usando solamente la lógica tradicional.

Pensemos, por ejemplo, en el siguiente problema de ingenio:

  1. Hay seis huevos en una canasta. Seis personas toman uno cada una. ¿Cómo es que aún queda un huevo en la canasta?

No nos apuremos en la respuesta: hay que detener el impulso de pensar de forma lógica e intentar ir “por un costado”, pensar de forma lateral. Pero para poder hacerlo primero tenemos que saber que existe y cómo puede aprenderse.

En los últimos años, la enseñanza del pensamiento lateral se ha extendido como un nuevo saber académico. Es parte del programa del Master en Marketing de Comunicaciones de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) y del doctorado en Diseño de la Universidad de Palermo en Buenos Aires. Incluso, recientemente llevó a un grupo de científicos de la Universidad de Dundee (Escocia) a entender mejor el funcionamiento de los cromosomas. Sus usos y aplicaciones son tan variados como ilimitados.

Soy docente en una cátedra del primer año de Ingeniería Industrial. En la materia, además de introducir a los alumnos al universo de la Ingeniería, los llevamos por los caminos de la creatividad y del pensamiento lateral. Realizan múltiples problemas de ingenio (forman parte de tres Trabajos Prácticos), diversos juegos mentales y debaten sobre temáticas que no tienen una única solución racional.

Otros educadores, en otras áreas de la Universidad Nacional del Sur, también han adoptado la tendencia de incorporar ideas del pensamiento lateral en sus cursos, especialmente durante los primeros años de transición entre la rigurosidad de la escuela secundaria y la mayor amplitud mental que estimula la Universidad.

Veamos otro de los más populares problemas de pensamiento lateral.

  1. Un hombre vive en el doceavo piso de un edificio. Cada día toma el ascensor hasta la planta baja para dirigirse al trabajo o ir de compras. Cuando regresa, siempre sube en el ascensor hasta el octavo piso y luego va por la escalera los restantes pisos hasta su departamento. ¿Por qué lo hace?

Ante cualquier tipo de problema, la mayoría de nosotros tendemos a seguir un patrón de pensamiento lineal y lógico. El pensamiento lateral, en cambio, está atado a la creatividad porque pretende romper con los patrones racionales (e impuestos) a los que estamos acostumbrados, realizar una reestructuración absoluta de los modelos; sólo así se pueden hallar nuevos puntos de vista e ideas.

Hay un acertijo que, por su brevedad, simplicidad y dificultad, es considerado el mejor problema de pensamiento lateral de todos los tiempos. Es este:

  1. Un hombre entra en un bar y le pide al camarero un vaso con agua. No se conocían ni nunca antes se habían cruzado. El cantinero sacó un arma de debajo del mostrador y apuntó al hombre. El hombre dijo: “Gracias” y se fue. ¿Por qué?

lamparia

Ahora, cabe preguntarse: ¿cómo es posible llegar a todos esos caminos alternativos que no estamos acostumbrados a usar? De Bono y el resto de los investigadores del tema han trazado muchísimas técnicas para acercarnos al pensamiento lateral, desde el brainstorming (tormenta de ideas, una de las herramientas esenciales) hasta el método de la inversión (ir hacia atrás desde una solución). Muchas veces un dibujo es una gran herramienta por el gran poder visual que posee, en otras ocasiones amerita dividir el problema en partes más pequeñas (para reorganizarlo) o cambiar el punto de enfoque inicial para obtener una visión diferente.

Numerosos talleres, cursos y posgrados dictan este tipo de herramientas para disparar la creatividad, y estudios muestran fehacientemente que se trata de una virtud tan necesaria como la misma formación técnica y profesional del egresado universitario.

Hoy en día, pensar de forma creativa es una de las pocas cosas que nos permiten salir de la zona de confort para explorar nuevos terrenos. El mismísimo Albert Einstein afirmó una vez que “en los momentos de crisis, únicamente la imaginación es más importante que el conocimiento“.

Y hablando de imaginación, proponemos un último enigma:

  1. Juan y Josefina se hallaron muertos en el suelo. A su alrededor hay rastros de agua y de vidrios rotos. Se determinó que ninguno de ellos fue envenenado y que los cuerpos no presentaban heridas. El único testigo fue su perro fiel y guardián. ¿Cómo murieron?

***

Lo maravilloso de las ideas de Edward De Bono fue llevar una noción compleja hacia una base terrenal que todos podemos comprender. Sus libros son genuinamente entretenidos e ilustradores. El autor tiene una facilidad innata y lúdica para transmitir el conocimiento.

Durante una conferencia en el año 2004, el investigador explicó la diferencia entre el pensamiento que él llama “vertical” de lo que define como “lateral”. Lo hizo con la simpleza que lo destaca y resulta el cierre ideal para condensar sus ideas:

«La mayoría de las personas no pueden distinguir entre 6+2=8 y 8=6+2; la diferencia es muy importante. La suma de 6+2, no tiene otra respuesta que 8, sin embargo, a 8 puede llegarse con muchas otras combinaciones y no sólo con 6+2 (5+3, 7+1, 4+4, 2×4, raíz cuadrada de 64). Las personas piensan que si tienen una respuesta correcta, no hay necesidad de seguir buscando. El resultado es una severa limitación del pensamiento.» (Edward de Bono, 2004)

***

Por cierto, ¿pensaron en los acertijos? No los íbamos a dejar sin las respuestas. Acá van nuestras soluciones (que no necesariamente serán las únicas):

  1. Seis huevos en una canasta. La última persona se quedó con la canasta y con el último huevo dentro.
  2. El hombre en el ascensor. El hombre es un enano. Alcanza el botón del ascensor de la planta baja pero no alcanza el del doceavo piso. El del octavo piso es el más alto al que llega.
  3. El hombre en un bar. El hombre tenía hipo. El cantinero lo entendió enseguida y sacó su arma para darle un susto. Lo logró y le curó el hipo, por lo que el hombre se lo agradeció (y no necesitó el agua).
  4. Juan y Josefina son hallados muertos. No eran personas, sino peces en una pecera. El perro rompió accidentalmente el vidrio de la pecera y ellos se asfixiaron en el suelo.
Luciano Sívori

Luciano Sívori

Ingeniero y escritor. Amante de los viajes, la literatura y el cine. Había uno mejor, pero era carísimo.

También te puede interesar...

1 Respuesta

  1. 18 julio, 2017

    […] solución al acertijo moral está en pensar de forma lateral, fuera de la lógica convencional, hacer un esfuerzo por llegar más allá de lo que nos pide el […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.