El embarazo y el ejercicio…¿pueden convivir?

En tiempos en los que la ciencia ayuda al ejercicio, todavía reina la incertidumbre sobre la conveniencia o inconveniencia de ejercitarse físicamente durante el embarazo. Más allá de que no hay verdades absolutas y que las reglas admiten excepciones (la consulta profesional de salud será necesaria para un diagnóstico claro), desde el punto de vista fisiológico es provechoso para la mujer y el embrión. La utilidad variará en función del nivel de actividad de la futura madre. Tendrán mayor tolerancia las que se entrenaban de manera regular antes de la fecundación, en comparación con aquellas que no lo hacían de manera frecuente.

EMBARAZO_1

Beneficios del ejercicio durante el embarazo

  • Libera endorfinas, hormonas que producen bienestar. Siempre que suban los niveles de alguna hormona, contrariamente bajarán otras. Si subimos la endorfina, bajamos los niveles de estrés y ansiedad. Por lo tanto, podrán dormir mejor.
  • Reduce constipaciones (con una alimentación correcta y ejercicios frecuentes).
  • Ayuda a la estimulación del líquido sinovial  (el que recubre las articulaciones del cuerpo).  Las articulaciones deben fortalecerse, teniendo en cuenta que durante el embarazo las mujeres tendrán un lastre que repercutirá en las mismas.
  • Colabora con la regulación y el control del aumento de peso sin que se produzcan desfases.
  • Evita malestares físicos en espaldas,glúteos, posteriores y zona media del cuerpo.

Plan de entrenamiento

Como enuncié en la introducción, si la mujer hacía actividad física antes de quedar embarazada, lo único que cambiará será el plan de entrenamiento. En caso de no haberse ejercitado regularmente, tendrá que tener más cuidados. Después el primer trimestre, por ejemplo, deberá evitar ejercicios boca arriba.

Tipos de ejercicios

No hay ninguna clase de restricción, siempre y cuando se respeten dos normas básicas: dejar de lado lo que implica alto impacto (saltos y carreras) y que los ejercicios complementen tres cosas: fuerza, flexibilidad y aeróbicos.

EMBARAZO_2

Recomendaciones

  • Arrancar gradualmente y de manera progresiva (en el caso de mujeres que decidieron comenzar a ejercitarse).
  • Utilizar ropa cómoda y holgada
  • Beber mucha agua
  • Esquivar las altas temperaturas

Es aconsejable, también, que las embarazadas que tengan alguna enfermedad eviten el ejercicio físico.

 

 

 

 

Cristian Romanelli

Cristian Romanelli

Aborda tópicos relacionados con la nutrición y el ejercicio. Instructor de sobrecarga, preparador físico y periodista.

También te puede interesar...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.